ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN EN EL EMBARAZO Y EC. 1ª parte

ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN EN EL EMBARAZO Y EC. 1ª parte

Escrito el 27/02/2019
Daniela Araujo


Lic. Andrea Clavijo. Supervisora Unidades de Hospitalización
Lic Susana Mezquida. Lic. de la Policlinica de Diabetes y Embarazo
Departamento de nutrición y dietética Hospital Clínicas - UDELAR

El binomio madre-hijo forma una unidad biológica y social inseparable y en consecuencia, el estado de salud
y nutrición de la madre y del hijo están íntimamente relacionados.
El embarazo es un importante período que constituye una de las etapas de mayor vulnerabilidad nutricional en la vida
de la mujer. Durante el mismo, existe un importante aumento de las necesidades nutricionales.
La mujer embarazada que comienza su gestación con un estado nutricional normal, durante el primer trimestre
no requiere de calorías adicionales; en el segundo trimestre se incrementarán 300kcal y en el tercer trimestre 500kcal extras.
Esto no significa comer por dos (creencia popular) sino comer para dos.
Durante el embarazo no sólo es importante la cantidad sino también la calidad de los alimentos. Los nutrientes
son fundamentales para el desarrollo del bebé y pueden prevenir malformaciones y diferentes enfermedades.

Por eso la dieta de la embarazada debe ser natural, balanceada y saludable (adecuada y completa).
El estado nutricional de la madre, durante el embarazo, juega un rol no menos importante en su propia salud y en la
capacidad de producir leche y amamantar.
En la embarazada celíaca la alimentación sin gluten (debido a una intolerancia permanente al gluten, proteína que
se encuentra en trigo, avena, cebada y centeno (TACC)) no repercute negativamente sobre el crecimiento y desarrollo fetal,
ni posteriormente en la composición de la leche. A pesar de la restricción de no ingerir gluten resulta muy completa y saludable.

Al momento de planificar el embarazo, la mujer celíaca debe continuar con la dieta sin gluten adaptada a las guías alimentarias
recomendadas (MSP, Programa Nacional de Nutrición, 2005) y comer cada día alimentos que sean fuente de hierro, folatos, calcio
y ácidos grasos esenciales (National Academy of Sciences, 1997).
Es importante tener presente que el alcohol, la nicotina y la cafeína deben evitarse, ya que producen daño al bebé.

Dieta saludable basada en las guías alimentarias en el embarazo y EC Una alimentación saludable es aquella que incluye los alimentos
de los diferentes grupos, en cantidad y calidad suficientes para satisfacer las necesidades del organismo, teniendo en cuenta
además su forma de preparación.
Esta consigna se sostiene también para la dieta libre de gluten (DLG).
Las guías alimentarias recomiendan:
1- Realizar al menos 4 comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena).
Es fundamental comenzar el día con un desayuno a fin de cortar el prolon gado ayuno nocturno y recibir la energía necesaria para
realizar las actividades diarias. Es recomendable que consuma lácteos (seleccionando marcas aptas), pan (con mezclas de harinas
permitidas) y una fruta.

2- Realizar diariamente una alimentación variada que incluya alimentos de los 6 grupos:


• CEREALES (sin TACC) Y LEGUMINOSAS (marcas aptas): 6 porciones.
Este grupo constituye la principal fuente de hidratos de carbono complejos que proveen energía. Se incluyen en él: arroz, harina de
maíz, de mandioca, de papa, de soja y las premezclas elaboradas con las harinas permitidas.
También se encuentran como opción los pseudocereales como la quinoa y el amaranto.
Leguminosas; Lentejas, porotos, garbanzos, al menos dos veces por semana.


• VEGETALES Y FRUTAS: 5 porciones.
Nos aportan vitaminas, minerales, fibra y agua. Elegir preferentemente las de estación: en su estado natural, solas o
formando parte de preparaciones. Pueden ser consumidas tanto crudas como cocidas.
Es importante destacar que el consumo de los mismos previene el estreñimiento durante el embarazo.


• LÁCTEOS Y DERIVADOS: 3 porciones.
Este grupo nos aporta proteínas de muy buena calidad, calcio y vitamina A.
- Leche, yogures y quesos dentro de las marcas permitidas. La leche ya sea fluida, en polvo, entera o descremada se puede
consumir sola, con café (marcas aptas), con vainilla, o en preparaciones como: flanes (marcas aptas), cremas, arroz con
leche, licuados con frutas, budines, salsa blanca, etc.
La leche en polvo y el queso son excelentes fuentes de calcio.


• CARNES Y HUEVOS: 2 porciones.
Proporcionan proteínas de alto valor biológico y son además fuente de hierro de muy buena absorción. Forman parte de este
grupo los diferentes tipos de carnes rojas (vaca, ternera, cordero, cerdo) y blancas (pollo, pescado)
Se recomienda: Consumir como mínimo 150 g de carnes rojas o pollo y 200g mínimo de pescado una a dos veces por semana en
sustitución de las otras carnes.
Huevos: 1 unidad 3 veces por semana o 2 clara diariamente.


• ACEITES Y GRASAS: 2 porciones.
Son fuente importante de energía, incluyen los aceites, manteca, crema de leche, etc.
El consumo de aceite vegetal crudo, en forma diaria, nos proporciona ácidos grasos esenciales, necesarios en la dieta ya
que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos.
Se recomienda el consumo de aceite de soja, maiz alto oleico, canola, arroz, maíz, girasol.

• AZUCARES Y DULCES: 4 porciones.
Incluyen azúcares simples y refinados tales como el azúcar de mesa, dulces, mermeladas (tener presente las marcas permitidas).
Se deben evitar los excesos ya que favorecen el sobrepeso.


• AGUA. Su consumo es fundamental, se recomienda 2litros por día.
Su ingesta asegura una hidratación adecuada y en el embarazo puede disminuir molestias del mismo como el estreñimiento,
retención de líquidos y además facilita la digestión y eliminación de toxinas.


Distribucion diaria de los grupos de alimentos:
PRIMER TRIMESTRE
Desayuno y Merienda – Se debe comenzar el día con una taza de leche o yogur (este último se seleccionará dentro del
listado apto para celíacos), acompañado de un pan de 50g aproximadamente realizado con las mezclas de harinas permitidas
y una fruta.
Una opción válida durante esta etapa es seleccionar leche fortificada con hierro.
Almuerzo – Diariamente consumir al menos 150g de carne de vaca, o de pollo en una de las comidas y 200g de pescado una a
dos veces por semana en sustitución de las carnes.
Incluir 3 porciones de vegetales en este tiempo de comida, seleccionando uno de ellos del grupo de la papa, boniato o
choclo. Agregar 1 cucharada de aceite crudo a la misma.
De postre elegir una fruta.
Cena -Elegir una porción del grupo de cereales o leguminosas:
- arroz, pasta de arroz, harina de maíz, etc.
- si se eligen leguminosas como las: lentejas o vegetales de hoja verde (espinaca) que son fuente de hierro, es importante
combinarlos con alimentos que aportan vitamina C, como naranja, mandarina, limón, tomate,etc; para lograr una mejor absorción
del hierro.
2 a 3 porciones de vegetales en diferentes formas de preparación.
Agregar 1 cucharada de aceite crudo
1 pan de 50 grs dentro de los permitidos.
Aquí también de postre elegir una fruta.


SEGUNDO TRIMESTRE
Se agrega 1/2 pancito sin TACC en el almuerzo y 1/2 en la cena y una fruta a media mañana o a media tarde.


TERCER TRIMESTRE
Se agrega una taza de leche o yogur o 30g de queso apto celíaco entre las comidas o agregado a ellas.
Este ejemplo de alimentación es válido únicamente para aquellas mujeres que comienzan su embarazo con un estado nutricional
adecuado y sin otras patologías asociadas. Aquellas que presenten bajo peso requirirán un aporte de energía extra, en tanto las que
presenten sobrepeso necesitarán un incremento menor recordando que durante el embarazo no se recomienda descender de peso.
En la siguiente edición detallaremos los nutrientes claves durante el embarazo.